Archivo por meses: septiembre 2013

¿Qué nutrientes intervienen en el crecimiento del cabello y cuáles son los alimentos más recomendados para reducir su caída?

El aumento de la caída de cabello en las épocas de transición (verano-otoño y invierno-primavera) es muy común, tanto en hombres como en mujeres. Factores como el estrés, el estado de ánimo, ciclos hormonales o la genética, son muy importante en la regeneración del cabello; pero también la alimentación. Muchos son los nutrientes que guardan una estrecha relación con la salud capilar.

  • Energía: una escasa ingesta de calorías provoca una deficiencia en la energía que necesita la matriz del pelo para poder crecer. Por ello, personas que siguen dietas muy estrictas, que aportan muy pocas calorías, suelen tener un pelo muy fino, quebradizo y de crecimiento muy lento, e incluso pueden padecer pérdida de cabello generalizada a partir del primer mes.
  • Aminoácidos esenciales: son aquellos aminoácidos que nuestro organismo no puede sintetizar a través de rutas metabólicas, y que por lo tanto deben ser ingeridos a través de la dieta. Un déficit mantenido en la ingesta de éstos suele provocar la formación de pelo muy fino, con una baja pigmentación y de una baja densidad, es decir, muy disperso.
  • Vitamina B9 y Hierro: estos dos nutrientes son básicos en la producción de nuevas células del organismo, por lo tanto, desempeñan un importante papel en la formación de células en la raíz del pelo.
  • Vitamina C: esta vitamina es esencial para la producción de colágeno, proteína que aporta elasticidad al folículo piloso; de igual manera, un déficit mantenido de esta vitamina puede provocar una hiperqueratosis o rigidez en la raíz del pelo.
Raciones - Huevos - Huevo de gallina

Alimentos ricos en los nutrientes antes comentados.

A parte de éstos nutrientes, se han identificado otras sustancias que no consumidas de forma suficiente pueden provocar una pérdida aumentada de cabello. Entre ellas cabe destacar las vitaminas del grupo B que proporcionan una mayor fuerza y brillo al cabello. En este sentido, un alimento es especialmente rico en estas vitaminas: la levadura de cerveza. Si además se opta por una levadura de cerveza enriquecida en Zinc, se potencia aún más el efecto fortificador de este producto.

 levadura-cerveza

La levadura de cerveza tiene un sabor ligeramente salado, por lo que es perfecta para ser añadida a sopas y cremas de verduras, e incluso como condimento.

Sin embargo, esto no es todo, ya que no se deben descuidar factores alimentarios como mantener una correcta hidratación, bebiendo como mínimo 8 vasos de agua al día, comiendo verduras y frutas que nos aportarán agua y nutrientes,  e ingiriendo cantidades moderadas de aceite de oliva; así como un suficiente consumo de pescado azul, ya que gracias a su alta concentración en Vitamina D y ácidos grasos Omega-3 esenciales, facilitan la formación tanto de la raíz, como del propio cabello.

Por lo tanto, el mejor aliado para mantener un correcto estado del cabello es seguir siempre una dieta suficiente (para conseguir toda la energía que nuestro organismo necesita), equilibrada (para no padecer deficiencias de ningún nutriente) y variada (beneficiándonos de todas las propiedades que una dieta llena de color nos puede aportar).

Referencias:

  1. Amor KT, Rashid RM, Mirmirani P. Does D matter? The role of vitamin D in hair disorders and hair follicle cycling. Dermatol Online J; 2010.  
  2. Camacho F, García MJ. Caída del cabello en la mujer. Toko-Gin Pract; 2002.
  3. García-Navarro X, Corella F, Roé E, Dalmau J, Puig LL. Vitaminas, minerales y salud capilar. Farmacia profesional; 2006. 
  4. Goette DK, Odom RB. Alopecia in crash dieters. JAMA; 1976. 
  5. Harrison S, Berfeld W. Diffuse hair loss: its triggers and management. Cleve Clin J Med; 2009. 
  6. Jiménez JJ, Yunis AA. Vitamin D3 and chemotherapy-induced alopecia. Nutrition; 1996. 
  7. Takahata K, TAda M, Yazawa K, Tamaki T. Protection from chemotherapy-induced alopecia by docosahexanoic acid. Lipids; 1999. 
  8. Vidal E. Los alimentos que te ayudarán a frenar la caída del cabello. RTVE.es; 2012. 

¿Qué puede comer una persona diagnosticada de Diverticulosis?

La diverticulosis es un proceso por el cual a lo largo del tracto gastrodigestivo se forman pequeñas cavidades o «bolsas». Éstas, principalmente, se forman en la parte de colon o intestino grueso.

Los motivos por las cuales estas cavidades se producen son muy diversos y no están del todo claros, pese a que si se han identificado ciertos factores, como son: los cambios o dificultades que experimentan los movimientos de los intestinos (motilidad intestinal), el envejecimiento de los intestinos, el aumento de la presión dentro del colon o una escasa ingesta de fibra a través de la dieta.

Una vez estas cavidades o «bolsas» se forman, perduran en el tiempo, es decir, el intestino no vuelve a su estado original y en estas cavidades se pueden acumular material fecal. Este material acumulado es susceptible de ser fermentado por las bacterias del colon, dando lugar así a la inflamación de la diverticulosis, y provocándose una diverticulitis, la cual puede derivar en casos graves de perforación intestinal.

Es por esto, que la prevención de la formación de divertículos se propone como básica; habiéndose identificado como principal factor protector el llevar a cabo una alimentación suficiente en fibra, con una ingesta mínima de 25 g de fibra al día.

Por otro lado, una vez el divertículo se ha formado, es necesario prestar atención a ciertos factores:

-Reducir la presión dentro del colon.

-Aumentar el tránsito intestinal.

-Evitar la acumulación de material no digerible en el divertículo.

Para ello, la mayoría de estudios consultados proponen el aumento del consumo de fibra, la cual aumenta el tamaño de las heces y acelera el tránsito intestinal. Con este motivo, se deberían ingerir aproximadamente unos 35 g de fibra al día, tratando de evitar aquellas fibras especialmente filamentosas o leñosas (puerro, col, cardo) o aquellos alimentos con semillas, como el tomate, o el maíz entero.

En cambio, es interesante incluir alimentos con cantidades significativas de fibra insoluble, los cuales se pueden triturar y consumir en forma de cremas o purés, ya que de esta forma son mucho más digeribles.

Raciones - Verduras y hortalizas - Frescos - Calabaza Raciones - Verduras y hortalizas - Frescos - Zanahoria
Raciones - Verduras y hortalizas - Frescos - Calabacín Raciones - Verduras y hortalizas - Frescos - Berenjena
CIMG4455-1024x768 Raciones - Verduras y hortalizas - Frescos - Chapiñones

 Raciones de verduras no filamentosas

 Asimismo, se recomienda una reducción del consumo de carnes rojas y productos grasos en general, incluyendo los aceites y mantecas. Como también se incide en la necesidad de la práctica habitual de ejercicio físico y una correcta hidratación, para mejorar de esta forma el tránsito intestinal.

Referencias:

  1. Angós R. Diverticulosis y diverticulitis. Clínica Universidad de Navarra; 2012.
  2. Biblioteca Regional de Medicina (BIREME). Descriptores en Ciencias de la Salud. Biblioteca virtual de salud; 2013. 
  3. Dugdale DC, A.D.A.M. Health Solutions. Dieta baja en fibras y residuos. Medline Plus – U.S. National Library of Medicine & National Institutes of Health; 2012.
  4. Eglash A, Lane CH, Schneider DM. Clinical inquiries. What is the most beneficial diet for patients with diverticulosis? J Farm Pract; 2006.
  5. Korzenik Jr. Case closed? Diverticulitis: epidemiology and fiber. J Clin Gastroenterol; 2006. 
  6. Longstreth GF, A.D.A.M. Health Solutions. Alta tras diverticulitis y diverticulosis. Medline Plus – U.S. National Health Library of Medicine & National Institutes of Health; 2012. 
  7. Marcason W. What is the latest research regarding the avoidance of nuts, seeds, corn and popcorn in diverticular disease? J Am Diet Assoc; 2008. 
  8. Requejo AM, Ortega RM. Nutriguía. Manual de Nutrición clínica en atención primaria. Madrid: Editorial Complutense; 2009.
  9. Tursi A, Brandimarte G, Elisei W, Picchio M, Forti G, Pianese G, et al. Randomised clinical trial: meslazine and/or probiotics maintaining remisison of symptomatic uncomplicated diverticular disease – a doubled-blind, randomised, placebo-controlled study. Aliment Pharmacol Ther; 2013. 
  10. Tursi A, Papagridoriadis S. Review article: the current and envolving treatment of colonic diverticular disease. Aliment Pharmacol Ther; 2009. 

¿Qué comer cuando la menstruación es irregular?

Según varios de los estudios consultados, la menstruación irregular se caracteriza principalmente por un sangrado menstrual excesivo y prolongado, asociado a períodos de irregularidad. Asimismo, en algunos casos se pueden presenar molestias previas a la menstruación, lo que es conocido como Síndrome premenstrual.

En el caso del sangrado excesivo, con esta pérdida significativa de sangre se pierde también una gran cantidad de Hierro. Es por esto, que las necesidades de este mineral de las mujeres en edad fértil es mayor que en los hombres, concretamente de 18 mg al día. Por ello, se debe prestar especial atención a aquellos alimentos con altos contenidos en Hierro, para poder reponer las pérdidas antes comentadas. Por ejemplo, mediante un consumo regular de carne roja (mínimo dos veces por semana) y priorizando alimentos como las almejas y las legumbres.

CIMG4382-1024x768 Raciones - Carnes y derivados - Carnes rojas - Magro de ternera
Raciones - Pescados y mariscos - Marisco - Almejas frescas CIMG4474-1024x768

Alimentos ricos en Hierro.

Por otro lado, hay ciertos suplementos nutricionales que parece ser pueden mejorar esta irregularidad, como es el caso del aceite de onagra (Oenothera). Pese a que no se tiene una evidencia científica de que esta sustancia ayude a regularizar los períodos, son algunos los estudios que sugieren este efecto. Para ello, es recomendable tomar entre 1 y 10 g al día de este aceite, el cual normalmente se comercializa en forma de perlas que se aconseja que sean consumidas en diferentes tomas repartidas a lo largo del día.

Referencias:

  1. Dickerson LM, Mazyck PJ, Hunter MH. Premenstrual Syndrome. American Family Physician; 2003.
  2. Johnson SR. Premenstrual syndrome therapy. Clin Obstet Gynecol; 1998.
  3. Kleijnen J. Evening primrose oil. BMJ; 1994.
  4. Labruzzo BA, Chasuk R, Kendall S. Which complementary therapies can help patients with PMS. J Fam Pract; 2009.
  5. O’Connell BJ. The pediatrician and the sexually active adolescent: Treatment of Common Menstrual Disorders. Pediatr Clin North Am; 1997.
  6. Requejo AM, Ortega RM. Nutriguía. Manual de nutrición clínica en atención primaria. Madrid: Editorial Complutense; 2009.
  7. Sacks D. Common menstrual concerns of adolescents. Pediatr Child Health; 1998.
  8. Whelan AM, Jurgens TM, Naylor H. Herbs, vitamins and minerals in the treatment of premenstrual syndrome: a systematic review. Can J Clin Pharmacol; 2009.
  9. Wyatt KM, Dimmock PW, Jones PW, O’Brien PM. Efficacy of vitamin B-6 in the treatment of premenstrual syndromes: systematic review. BMJ; 1999.