¿Qué nutrientes intervienen en el crecimiento del cabello y cuáles son los alimentos más recomendados para reducir su caída?

El aumento de la caída de cabello en las épocas de transición (verano-otoño y invierno-primavera) es muy común, tanto en hombres como en mujeres. Factores como el estrés, el estado de ánimo, ciclos hormonales o la genética, son muy importante en la regeneración del cabello; pero también la alimentación. Muchos son los nutrientes que guardan una estrecha relación con la salud capilar.

  • Energía: una escasa ingesta de calorías provoca una deficiencia en la energía que necesita la matriz del pelo para poder crecer. Por ello, personas que siguen dietas muy estrictas, que aportan muy pocas calorías, suelen tener un pelo muy fino, quebradizo y de crecimiento muy lento, e incluso pueden padecer pérdida de cabello generalizada a partir del primer mes.
  • Aminoácidos esenciales: son aquellos aminoácidos que nuestro organismo no puede sintetizar a través de rutas metabólicas, y que por lo tanto deben ser ingeridos a través de la dieta. Un déficit mantenido en la ingesta de éstos suele provocar la formación de pelo muy fino, con una baja pigmentación y de una baja densidad, es decir, muy disperso.
  • Vitamina B9 y Hierro: estos dos nutrientes son básicos en la producción de nuevas células del organismo, por lo tanto, desempeñan un importante papel en la formación de células en la raíz del pelo.
  • Vitamina C: esta vitamina es esencial para la producción de colágeno, proteína que aporta elasticidad al folículo piloso; de igual manera, un déficit mantenido de esta vitamina puede provocar una hiperqueratosis o rigidez en la raíz del pelo.
Raciones - Huevos - Huevo de gallina

Alimentos ricos en los nutrientes antes comentados.

A parte de éstos nutrientes, se han identificado otras sustancias que no consumidas de forma suficiente pueden provocar una pérdida aumentada de cabello. Entre ellas cabe destacar las vitaminas del grupo B que proporcionan una mayor fuerza y brillo al cabello. En este sentido, un alimento es especialmente rico en estas vitaminas: la levadura de cerveza. Si además se opta por una levadura de cerveza enriquecida en Zinc, se potencia aún más el efecto fortificador de este producto.

 levadura-cerveza

La levadura de cerveza tiene un sabor ligeramente salado, por lo que es perfecta para ser añadida a sopas y cremas de verduras, e incluso como condimento.

Sin embargo, esto no es todo, ya que no se deben descuidar factores alimentarios como mantener una correcta hidratación, bebiendo como mínimo 8 vasos de agua al día, comiendo verduras y frutas que nos aportarán agua y nutrientes,  e ingiriendo cantidades moderadas de aceite de oliva; así como un suficiente consumo de pescado azul, ya que gracias a su alta concentración en Vitamina D y ácidos grasos Omega-3 esenciales, facilitan la formación tanto de la raíz, como del propio cabello.

Por lo tanto, el mejor aliado para mantener un correcto estado del cabello es seguir siempre una dieta suficiente (para conseguir toda la energía que nuestro organismo necesita), equilibrada (para no padecer deficiencias de ningún nutriente) y variada (beneficiándonos de todas las propiedades que una dieta llena de color nos puede aportar).

Referencias:

  1. Amor KT, Rashid RM, Mirmirani P. Does D matter? The role of vitamin D in hair disorders and hair follicle cycling. Dermatol Online J; 2010.  
  2. Camacho F, García MJ. Caída del cabello en la mujer. Toko-Gin Pract; 2002.
  3. García-Navarro X, Corella F, Roé E, Dalmau J, Puig LL. Vitaminas, minerales y salud capilar. Farmacia profesional; 2006. 
  4. Goette DK, Odom RB. Alopecia in crash dieters. JAMA; 1976. 
  5. Harrison S, Berfeld W. Diffuse hair loss: its triggers and management. Cleve Clin J Med; 2009. 
  6. Jiménez JJ, Yunis AA. Vitamin D3 and chemotherapy-induced alopecia. Nutrition; 1996. 
  7. Takahata K, TAda M, Yazawa K, Tamaki T. Protection from chemotherapy-induced alopecia by docosahexanoic acid. Lipids; 1999. 
  8. Vidal E. Los alimentos que te ayudarán a frenar la caída del cabello. RTVE.es; 2012.