¿Son buenos los zumos para saciar el apetito?

Los zumos son el producto de la extracción del líquido de los alimentos con los cuales están preparados, proceso por el cual se desecha gran parte de la fibra de éstos. A priori, los zumos no son un buen producto para saciar el apetito, ya que por su estado líquido permanecen muy poco tiempo en el estómago, y por lo tanto la sensación de plenitud es muy corta. Por otro lado, cabe comentar que los zumos industriales contienen grandes cantidades de azúcar añadido. Alrededor de unos 24 g de azúcar forman parte de un vaso de zumo industrial o un brick de zumo, ambos de unos 200 ml.

Sin embargo, esta pregunta estaba centrada en el consumo de zumo de tomate industrial y su capacidad para saciar y sus beneficios para la salud.

En el caso del zumo de tomate industrial, al tratarse de un zumo preparado con un producto bajo en azúcares, este producto no debería tener grandes cantidades de azúcares simples, por lo que su aporte calórico tampoco debería ser muy alto. En el caso de nuestra base de datos de composición de alimentos encontramos que un vaso de zumo de tomate contiene los siguientes nutrientes:

 

Energía (kcal) Carbohidratos (g) Azúcares (g) Proteínas (g) Lípidos (g) AGS (g) AGM (g) AGP (g) Colesterol (mg) Fibra (g) Vitamina C (mg) Calcio (mg) Sodio (mg) Hierro (mg)
46 9 7 1.4 0 0 0 0 0 1 42 12 462 1.68

Como se puede observar en la tabla anterior, el aporte de calorías de un vaso de zumo de tomate no es muy alto, y la cantidad de vitamina C, pese a que seguramente se trate de vitamina C añadida, es significativa. Además, su contenido en alto antioxidantes es muy interesante, como por ejemplo el del licopeno, o pigmento que le confiere su color rojo. No obstante, la cantidad de azúcar no es cero, ya que unos 7 g de azúcar equivalen a un sobrecito de azúcar de cafetería.

En el caso del zumo de tomate, pese a ser industrial, si que consideramos que se trata de un buen producto para tomar entre horas. Finalmente, cabe destacar que siempre es mejor tomar el alimento entero, ya de esta manera aseguramos el contenido de fibra y de vitaminas del alimento. En su defecto, es mucho más recomendable preparar nosotros mismos el zumo o el licuado en casa.